News Cultural
Literatura
Pintura
Arqueología
Ciencia y Tecnología
Música
 Artes Escénicas
Diseño
Artes Gráficas 
Artes Visuales 
Arquitectura



Museos
Noticias

Actualidad
Exposiciones
Colecciones
Inauguraciones
Novedades
Restauraciones
Ampliaciones
Curiosidades



 

Directorio Museos

Biblioteca Virtual

Agenda Exposiciones

Cartelera de Cine

News Cultural

Abanico Cultural

News Hoy en el Mundo

Trailers  Cine

Noticias Museos

Cambio Climático

Galeria de Imágenes

Biografías

 
 



Gerardo Diego


Gerardo Diego nació en Santander, en 1896. Estudió Filosofía y Letras en Deusto, en la Universidad de Salamanca y en la Central, donde hizo el doctorado. En 1920  obtuvo la cátedra  de Lengua y Literatura del Instituto de Soria, y años después enseño la misma asignatura en los Institutos de  Gijón, Santander. Finalmente en 1932 logró la misma cátedra en un instituto de  Madrid, jubilándose en 1966.
Unido a los demás poetas del 27, fue uno de los más activos organizadores del homenaje a Góngora que celebró su generación en 1927 con motivo de del centenario del poeta cordobés. Y ese mismo año fundó y dirigió la revista Carmen. 
 Frecuentes estancias en Francia y viajes a Hispanoamérica y Filipinas. Excelente musicólogo -colaboró con Federico Sopeña y Joaquín Rodrigo en el libro Diez años de música en España-, Desde 1937 ha venido dando conferencias-conciertos que él mismo ilustraba tocando el piano y cursos por todo el mundo. Versos humanos le valió, al alimón con Alberti, el Premio Nacional de Literatura, al que han seguido otras recompensas, entre ellas el importante Premio March. Desde 1948 es miembro de la Real Academia Española, donde ingresó pronunciando un discurso sobre Una estrofa de Lope. fue fundador y director de la revista Carmen. Fue un finísimo crítico literario: su Antología poética. Contemporáneos es ya clásica. también se le debe una Antología poética en honor de Góngora,  estudios sobre Enrique Menéndez, Fernández Moreno, Concha Espina y Manuel Machado, una serie de versiones de poetas recogidas bajo el título de Tántalo y la pieza teatral El cerezo y la palmera (retablo escénico en forma de tríptico). 
 Han sido muchos los premios que recibió, desde el Nacional de Literatura en 1925 al Cervantes en 1979. Murió en Madrid, en 1987.
Dentro de la generación del 27 Gerardo Diego ejerció un importante papel impulsor. De hecho, su Antología de los jóvenes poetas, publicada en 1932, es casi un manifiesto de aquel grupo. En esta Antología, se recogen muestras de la obra de todos ellos, junto a una selección de poemas de los que ellos consideraban sus maestros: los Machado, Juan Ramón, ...  
 
Obra poética
Sus dos notas sobresalientes son la versatilidad y el virtuosismo, arquitectónico y musical a la vez. Nadie ofrece tan vario registro de temas, metros, estilos, ten­dencias. En sus libros iniciales -El romancero de la novia, Soria-hay aún ecos románticos (de Bécquer, sobre todo) y modernistas, con influjos de Juan Ramón Jiménez y Antonio Machado Imagen y Manual de espumasson audaces muestras de creacionismo, de poesía deshumanizada. Un nuevo sesgo origina los Versos humanos. El entusiasmo gongorino de 1927, la barroca Fábula de Equis y Zeday la Antología poética en honor de Góngora. Esta antología, la de Poesía española(1932) y la dirección de la revista «Carmen» hacen de Gerardo Diego uno de los teóricos y promotores, junto a Dámaso Alonso, de la nueva poesía. Ya cultive la más libre, ya la más tradicional, aunque siempre con acento moderno, y cualquiera que sea el tipo de verso elegido, la perfección formal es constante. Gerardo Diego no tiene rival en el dominio del soneto, con el que alcanza altitud cimera en Alondra de verdad, quizá su obra maestra. La técnica y la facilidad de este poeta son tales, que le permiten tocar con igual acierto los temas mas graves -por ejemplo, el religioso, poco cultivado en su época: Viacrucis, Versos divinos-y los más ligeros, como el tema de los toros: La suerte o la muerte. El propio Gerardo Diego nos ha explicado su polifacética disposición: «Yo no soy responsable de que me atraigan simultáneamente el campo y la ciudad, la tradición y el futuro; de que me encante el arte nuevo y me extasíe el antiguo; de que me vuelva loco la retórica hecha y me torne más loco el capricho de volver a hacérmela -nueva- para mi uso personal e intransferible.» Que una producción de tan sostenido nivel de belleza sea compatible con una rica fecundidad es testimonio seguro de que su autor no es sólo un artífice, sino un auténtico poeta.
Tiene una obra ingente que unas veces publicó, en su momento, y otras en Antologías sobre su obra que él mismo realiza a partir de 1941.
Es difícil clasificar su extensa obra por etapas, ya que coexisten en un mismo período lo vanguardis­ta con lo tradicional; lo viejo y lo nuevo; el humor y los tonos graves y severos.
Fue amigo y seguidor de Huidobro y de Larrea, pero también de los clásicos de la literatura española. De todas maneras, los libros experimentales abundan más en la primera época, mientras que al final, escribe más con moldes tradicionales.
Dado el gran número de libros que realiza, es lógico que existan unos de más altura que otros, si bien, la obra, en general, es importante.
La variedad temática obedece a que en Gerardo Diego, más que existir un mundo poético propio, su poesía responde a una infinidad de emociones dispersas. No obstante, podemos establecer algunas notas comunes a su producción:
1. Desvinculación de toda actitud y preocupación trascendentalista, lo cual le lleva a buscar el motivo de sus poemas en la realidad local, en episodios vividos o en personas conocidas.
2. Destreza en el manejo del lenguaje y preocupación por los problemas formales.
3. Tendencia a la clasicidad.
4. Ausencia del tema social, salvo en Odas morales, de 1966, en donde condena la violencia y canta a la libertad; tampoco aparece el tema político, excepto en unos poemas de guerra dedicados a José Antonio Primo de Rivera.
En cuanto a la clasificación de tan ingente producción poética, el propio autor propone dos orientaciones: la poesía relativa y la poesía absoluta. Pero se puede clasificar también como poesía inicial, poesía relativa y poesía absoluta.

Poesía inicial.
Donde se observa un claro influjo de Juan Ramón así como tonos becquerianos, todo ello dentro de una marcada sencillez. Son obras donde se puede rastrear un modernismo intimista y un deseo de unir música y poesía como el que ya tuvieron los simbolistas y parnasianos del siglo XIX.
Aquí se insertan obras como:
  • El Romancero de la novia, de 1918 y publicado en 1920. Muestra huellas de Juan Ramón Jiménez y Enrique Menéndez Pelayo, poeta santanderino, a quien siempre ha considerado uno de los maestros de juventud poética. La obra se inserta en una línea tradicional pero de acento moderno, y fue saludado con elogio por Antonio Machado en un artículo publicado en La voz de Soria
  • Imagen, aparecida en 1922, revelaba su adhesión al movimiento poético creacionista fundado por el poeta chileno Vicente Huidobro. 
A partir de entonces, ha seguido Gerardo Diego una doble línea poética: de un lado la poesía de cuño tradicional, continuadora de  corrientes poéticas clásicas; de otro la poesía experimental o de vanguardia, como el creacionismo irracionalista. A estos dos caminos -aventura y tradición, vanguardia y clasicismo- ha sido fiel, desde sus orígenes hasta el final la poesía de Gerardo. Y a quienes le acusaron de haber traicionado la poesía tradicional para seguir caminos experimentales de la vanguardia, o de haber abandonado éstos para volver a moldes tradicionales, contestó el poeta, en el prólogo a su Primera Antología de sus versos (a941), con las palabras ya citadas más arriba: «Yo no soy responsable de que me atraigan simultáneamente el campo y la ciudad, la tradición y el futuro; de que me encante el arte nuevo y me extasíe el antiguo; de que me vuelva loco la retórica hecha y me torne más loco el capricho de volver a hacérmela -nueva- para mi uso personal e intransferible.»
El propio Gerardo Diego ha señalado con otras palabras cuáles son los dos caminos poéticos que él alternativamente, o simultáneamente, ha recorrido: "...una poesía relativa, esto es, directamente apoyada en la realidad; y una poesía absoluta o de tendencia a lo absoluto, esto es, apoyada en sí misma, autónoma frente al universo real del que sólo en segundo grado procede."
Es verdad que esta segunda forma de poesía -creacionista, irracionalista- ocupa en la extensa obra de Gerardo diego menos espacio que la integrada en moldes tradicionales, y ha sido recibida por la crítica y el público con menos entusiasmo. Pero ello no quiere decir que sea menos auténtica. En el prólogo a su Primera antología, se defiende Gerardo de una posible crítica que rechace por poco humana y demasiado abstracta esa poesía, afirmando que pocos poemas suyos de la línea tradicional "superan en acumulación y hondura de experiencia vital, en desgarro y temblor de alumbramiento a algunos de la corriente creacionista."
Lo que sí puede afirmarse es que, en el desarrollo de la obra poética de Gerardo, los libros de la tendencia irracionalista y experimental abundan más en la primera época de su poesía que en la última. Y así, a esa primera época, que pudiéramos fijar entre 1918 y 1932, pertenecen sus libros: Evasión, Imagen, Manual de espumas, Fábula de Equis y Zada, y Poemas adrede. mientras que en la etapa correspondiente a los años posteriores a la guerra civil de 1936, parece dominar la tendencia tradicionalista en su poesía. a esos años, además , pertenecen sus libros más conocidos y de mayor éxito, como Ángeles de Compostela y Alondra de Verdad.
  • Iniciales, libro de poesía escrito en 1918 y publicado en 1943.
  • Nocturno de Chopin, de 1918, publicado en 1963.

Poesía relativa
Se trata de una poesía apoyada en la realidad de forma más directa, y constituye el bloque poético más importante. Estamos ante una poesía de circunstancias, en donde no se trata de crear nuevas realidades, sino de expresar las ya existentes. Aquí podemos incluir distintos temas y obras:
-  Amoroso, con obras como La sorpresa (1944), Amor solo (1958), Canciones (1959), Sonetos a Violante (1962).
-  Religioso, con Vía Vía (1931), Versos divinos (1971)
- Social, con Odas morales (1966).
- De paisaje, La naturaleza, el paisaje, el mar, los pueblos y ciudades de España, han sido también constante fuente de inspiración de sus versos, y a dos ciudades españolas ha consagrado dos de sus mejores libros: Soria (1923), Mi Santander, mi cuna, mi palabra (1961)
- Taurino, con Égloga de Antonio Bienvenida (1956), La suerte o la muerte (1963), El Cordobés dilucidado (1966).
-  La muerte, en Cementerio civil (1966).
-  La música, en Preludio, aria y coda de Gabriel Fauré (1967)  

Como podemos comprobar, a la variedad y riqueza formal de la poesía de Gerardo Diego, se une la variedad temática, son muchos los temas en que se inspira. 
Con todo, las tres obras esenciales de esta etapa son Versos humanos (1925), Alondra de Verdad (1941) y Ángeles de Compostela (1936, pero ampliada en 1961).
  •    Versos humanos supone la vuelta a un neoclasicismo (canciones, glosas, sonetos...) apoyado en experiencias íntimas. Los sonetos de esta obra suponen un intento clásico de superación del modernismo.
  •    Alondra de verdad es una especie de libro de conjunto que supone la cumbre del neoclasicismo iniciado en el libro anterior. Al mismo tiempo, hay que anotar el influjo de este libro en el gusto por el soneto que se manifestará al inicio de los años cuarenta. El libro está compuesto por 42 sonetos, a los que se añaden los comentarios en prosa que realiza el propio autor, en donde se nos presenta a la criatura humana convertida, al igual que su belleza, en criatura poética de belleza permanente. En él se muestra la maestría de Gerardo en el arte del soneto, y algunas piezas como "Cumbres de Urbión" e "Insomnio", figuran entre los mejores sonetos de la poesía española contemporánea, junto a otro famoso soneto suyo, "El ciprés de Silos", de su libro Versos Humanos.
  •   Ángeles de Compostela es más bien un solo poema con clara aspiración mística frente al panteísmo del libro anterior. Es el misterio de la resurrección de la carne y del Juicio final, evocado por los cuatro ángeles anónimos -a los que el poeta da nombre- del Pórtico de la Gloria en la Catedral de Santiago. Pero al mismo tiempo es el poema de Galicia que evoca con emoción figuras y motivos gallegos.

Poesía absoluta.
     
Aquí se incluyen las producciones vanguardistas del autor. Frente a la poesía relativa, ahora la poesía se apoya en sí mismo y solo en segundo grado depende de la realidad. Del conjunto de obras que podemos incluir aquí, las más significativas son aquellas que se inscriben dentro del creacionismo. El periodo creacionista lo inaugura con:
  • Evasión, escrito en 1918-1919 y publicado en 1958; 
  • Si bien el mejor de este periodo, según la crítica, es Imagen, escrito entre 1918-1921 y publicado en 1922; aparece dividido en tres partes: “Evasión”, con 23 poemas del libro anterior, “Imagen múltiple” y “Estribillo”
  • Completan este grupo Manual de espumas, publicado en 1924, 
  • Biografía incompleta, que empieza a escribir en 1925 y publica en 1953, aunque en la edición de 1957 añade más poemas. Es un periodo prodigioso en cuanto a imágenes y técnica y Gerardo Diego reconoce encontrar en estos poemas mucha seriedad, emoción junto a la línea experimental (imágenes irracionales, carencia de signos de puntuación, frases cortas, sin rima...)
     En este grupo de poesía habría que incluir otras obras como:
  •  Fábula de Equis y Zeta, publicado en 1932, 
  •  Poemas adrede, publicado en 1932; de estos dos libros realiza una edición en Adonais en 1943, añadiendo poemas al segundo. Ambos suponen la utilización del arte gongorino (sextina real, décima, lira...) y del retoricismo barroco al servicio del creacionismo.  
 
     Por otra parte , es necesario destacar la importante contribución de Gerardo diego al estudio crítico de la poesía española: es autor, entre otras, de la Antología poética en honor de Góngora (1927), y de la más famosa Poesía española. Contemporáneos (1932, 2ª edición aumentada, 1934)
 
 
 
POEMAS DE GERARDO DIEGO
Guitarra
HABRÁ un silencio verde
todo hecho de guitarras destrenzadas
 
La guitarra es un pozo
con viento en vez de agua
          
             
 Romance del Duero

RÍO Duero, río Duero
nadie a acompañarte baja,
nadie se detiene a oír
tu eterna estrofa de agua.
 
Indiferente o cobarde,
la ciudad vuelve la espalda.
No quiere ver en tu espejo
su muralla desdentada.
 
Tú, viejo Duero, sonríes
entre tus barbas de plata,
moliendo con romances
las cosechas mal logradas.
 
Y entre los santos de piedra
y los álamos de magia
pasas llevando en tus ondas
palabras de amor, palabras.
 
Quién pudiera como tú,
a la vez quieto y en marcha,
cantar siempre el mismo verso,
pero con distinta agua.
 
Río Duero, río Duero,
nadie a estar contigo baja,
ya nadie quiere atender
tu eterna estrofa olvidada,
 
sino los enamorados
que preguntan por sus almas
y siembran en tus espumas
palabras de amor, palabras.
          
 
Sucesiva
   DÉJAME acariciarte lentamente,
déjame lentamente comprobarte,
ver que eres de verdad, un continuarte
de ti misma a ti misma extensamente.
 
Onda tras onda irradian tu frente
y, mansamente, apenas sin rizarte,
rompen sus diez espumas al besarte
de tus pies en la playa adolescente.
 
   Así te quiero, fluida y sucesiva,
manantial tú de ti, agua furtiva,
música para el tacto perezosa.
 
   Así te quiero, en límites pequeños,
aquí y allá, fragmentos, lirio, rosa,
y tu unidad después, luz de mis sueños.
          

Canción del Niño Jesús

Si la palmera pudiera
volverse tan niña, niña,
como cuando era una niña
con cintura de pulsera.
Para que el Niño la viera...
 
Si la palmera tuviera
las patas del borriquillo,
las alas de Gabrielillo
Para cuando el Niño quiera,
correr, volar a su vera...
 
Si la palmera supiera
que sus palmas algún día...
Si la palmera supiera
por qué la Virgen María
la mira... si ella tuviera...
 
Si la plamera pudiera...
    ... la plamera...
  

En mitad de un verso

   Murió en mitad de un verso,cantándole, floreciéndole,y quedó el verso abierto, disponible

para la eternidad,
mecido por la brisa,
la brisa que jamás concluye,
verso sin terminar, poeta eterno.
 
   Quién se muriera así
al aire de una sílaba.
 
   Y al conocer esa muerte de poeta,
recordé otra de mis oraciones.
"Quiero vivir, morir, siempre cantando
y no quiero saber por qué ni cuándo."
Sí, en el seno del verso,
que concluya y me concluya Dios.
     
 







Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu mensaje:

Nico Web Recomienda
Entra con Nico Web en mas de 1430 Museos de España
Trailers y todos los datos de los Estrenos del mes .
Más de 1270 Libros Virtuales a tu alcance
Agenda de Exposiciones
Noticias del Mundo en varios idiomas
Toda la verdad sobre el Cambio Climático
 Generación 
del 27

     
Federico  García Lorca    1898 - 1936 
 
 
 
 
Rafael Alberti    1902 - 1999

 
  
 

Emilio Prados   1899 - 1962


 

Vicente Aleixandre    1898 - 1984

 
 
 
Dámaso Alonso   1898 - 1990
 
 
 
 
Gerardo Diego    1896 - 1987
 
 
 
 
Luis Cernuda    1902 - 1963

 

 
Jorge Guillén   1893 - 1984

 


 

 
Pedro Salinas    1891 - 1951

 
 

 Manuel Altolaguirre    1905 - 1959
    

More Cool Stuff At POQbum.com
 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Free counter and web stats Política de Privacidad